Álvaro López, ponente y dinamizador del curso Aprendizaje Cooperativo e Inteligencias Múltiples (que ha tenido lugar en el CRIF Las Acacias durante los meses de febrero y marzo de 2017), nos cuenta el porqué de la importancia de trabajar cooperativamente en las aulas.

UBUNTU: aprendiendo juntos

Desde que empecé a trabajar en la escuela pública tenía claro que era una manera de aportar para cambiar la sociedad del futuro. En estos años de docencia me he dado cuenta de que estaba en un error… Los maestros debemos educar para transformar el presente, para que cada uno de nuestros alumnos sea, ya, motor de cambio en sus familias, en sus vidas.

¿Y cómo conseguirlo? No hay otra manera que educando desde la emoción, para lograr que cada día merezca la pena ir a clase porque algo interesante y sorprendente va a pasar…tenemos que romper las cadenas del temario, del conocimiento fragmentado y de las sesiones estancas. Escuchar a los niños para respetar su forma de aprender, sin imponerles nuestra manera de enseñar. Ayudarles a conocerse, a aceptar sus limitaciones y a potenciar sus virtudes y talentos.

El ser humano aprende en grupo: escuchándose, compartiendo información e intereses, disfrutando de lo que le rodea. ¿En qué momento de la historia reciente se nos olvidó que “el saber” no está en los libros de texto ni en la tarima del maestro? La historia de la educación lleva más de cien años dejándonos evidencias de esto: desde Dewey hasta Freinet, pasando por Tonucci, Freire, las diversas inteligencias, etc.

Las propuestas actuales de innovación en el aula son en su mayoría heredadas de las pedagogías del s.XX, pero siguen absolutamente vigentes si queremos conectar con nuestros alumnos. Hay que dar un paso al frente en nuestras aulas, abrir los espacios, cambiar las agrupaciones por edad, reinventar los horarios rígidos que no atienden a los periodos de atención y aprendizaje real de los niños y las niñas. ¿O alguien cree todavía que los 25 alumnos del aula aprenden de 9 a 10 matemáticas y de 10 a 11 lenguaje porque así lo marca el horario? Empecemos por transformar el concepto del aula cuadrada con sillas y niños sentados durante tres y cuatro horas seguidas. No tiene sentido.

Si queremos desencadenar cambios reales y profundos en la sociedad que formamos debemos escucharles, apostar definitivamente por pedagogías que les hagan responsables de sus aprendizajes, de sus intereses y de su libertad.

Apostemos por introducir experiencias basadas en proyectos, no las que venden las editoriales, sino las que surgen del interés y de la necesidad de descubrir de nuestros alumnos. Las que apasionan porque son sorprendentes, porque realmente no se les puede acotar en una unidad temporal rígida. Enseñémosles a cooperar, a sentir al de al lado como una suma y no como un rival; desde el afecto y con un objetivo común: mi aprendizaje acaba cuando mis compañeros también lo han conseguido.

Cada vez hay más, cada vez somos más los maestros que creemos que “otra escuela es posible”, y hay miles de evidencias de cambio en muchas aulas y centros. Basta ya de quejarnos de la ley y del ministro de turno, seamos conscientes de que cada mañana, los que entramos en el aula somos nosotros, y de ahí en adelante, TODO es posible.

ubuntu_post

Quizá conozcáis esta historia…“Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu africana. Puso una cesta llena de frutas cerca de un árbol y les dijo a los niños que aquel que llegara el primero ganaría todas las frutas. Cuando dio la señal para que corrieran, todos los niños se cogieron de las manos y corrieron juntos. Después, se sentaron juntos a disfrutar del premio. Cuando él les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, le respondieron:

UBUNTU: ¿cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?”

UBUNTU, en la cultura Xhosa significa: “YO SOY PORQUE NOSOTROS SOMOS”.

Los paradigmas educativos ya están cambiando gracias a maestros que cada día creen que esto es posible. ¿En qué lugar estás tú?

Álvaro López (@lopezalvaro036)
(Maestro del CEIP San Bartolomé, en Fresnedillas de la Oliva, Madrid)

En este curso, puesto en marcha desde el Departamento de Organización escolar y actualización científica y humanística del CRIF, han participado 25 docentes de centros de la Comunidad de Madrid que desarrollan su labor en E. Primaria y Secundaria Obligatoria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR