Un día, veintidós horas y diez minutos antes de que expirara el plazo de presentación de solicitudes, el equipo de trabajo del proyecto TIE (Teaching Involves Emotion) dimos por concluida la peligrosa aventura de solicitar la subvención Erasmus+, en la convocatoria de 2018.

Después de dar un giro de 180 grados a nuestra idea de partida, terminamos entregando una solicitud de proyecto KA101 en consorcio coordinado por el CRIF Las Acacias. A pesar de haber solicitado este KA101, seguimos con los objetivos iniciales en mente: liderar un proyecto KA2 en el futuro para el intercambio de buenas prácticas y la creación de un producto de innovación. En este sentido, esperamos que el proyecto en el que nos hemos embarcado con ilusión conduzca a establecer sólidos lazos de confianza con los países con los que trabajaremos en estos dos años, con vistas a la solicitud de un KA201.

Los ocho miembros del consorcio fueron seleccionados mediante un procedimiento creado a tal fin y publicado en la web del CRIF Las Acacias antes de Navidad. Los cuatro centros de primaria (Nuestra Sra. de Valvanera, La Navata, Lope de Vega y Calderón de la Barca) y los cuatro de secundaria (San Cristóbal, Luis García Berlanga, Miguel Catalán y Pedro de Tolosa) escogidos, de los 32 que presentaron su candidatura, fueron los que más se adecuaban a los requerimientos establecidos en nuestra convocatoria y los que tenían más necesidad de comenzar o seguir trabajando en programas de convivencia para mejorar el funcionamiento de sus centros en este campo.

La solicitud del proyecto ha supuesto mucha dedicación a los cinco miembros del grupo Erasmus+ del CRIF Las Acacias, un trabajo que, por los férreos plazos de entrega, se ha extendido, en ocasiones, más allá de las paredes del CRIF. Hemos conseguido datos de contacto de centros escolares en once países diferentes de la UE, a los que los representantes de los Centros Escolares miembros del consorcio desplazarán docentes para llevar a cabo visitas de observación y cursos estructurados relacionados con la convivencia.

El objetivo principal de este proyecto es aprender de otros centros de España y del extranjero, intercambiando experiencias de éxito que nos permitan a todos mejorar, a los colegios e IES, su plan de convivencia o crearlo, y a nosotros, el CRIF Las Acacias, la formación para docentes. Nuestro título TIE tiene un doble significado: por un lado, son las siglas del proyecto: La enseñanza implica emoción y, por otro, TIE también significa ‘unir’, y ese es nuestro propósito, unir centros con las mismas inquietudes y obtener una panorámica de los problemas y soluciones que estos aportan en cuanto a la mejora de la convivencia, lo que implica un tratamiento adecuado de las emociones.

Si os interesa profundizar en la relación entre emociones y enseñanza, os recomendamos este artículo.

Why Social and Emotional Learning Is Essential for Students

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies