Durante este curso 18-19, entre el 14 de noviembre de 2018 y el 24 de abril de 2019, siete IES de Madrid: Sierra de Guadarrama, de Soto del Real, Las Américas, de Parla, Jorge Guillén, de Alcorcón, y Joaquín Rodrigo, Palomeras Vallecas, Alfredo Kraus y Renacimiento, de Madrid, hemos participado en el Seminario Equipos de Convivencia en IES. Una herramienta para la mejora del centro.

Todos son centros con estructuras para hacer protagonista al alumnado en la mejora de la convivencia a través de diferentes actuaciones: observación, ayuda, mediación, acompañamiento, tutorización entre iguales, etc.

En el seminario hemos compartido las buenas prácticas de los centros, explicándonos unos a otros las actividades que desarrollamos, y la manera de organizarnos. Una característica del seminario era la obligatoriedad de que al menos participaran dos personas por centro y que una de ellas fuera un miembro del equipo directivo y la otra un miembro del equipo de convivencia. Eso nos ha permitido también reflexionar sobre la coordinación, dentro de los centros, entre el ED y el EC. En este aspecto nos asesoró José Manuel Arribas, y, aunque trabajamos con el texto que se hizo público del anteproyecto de decreto de convivencia (en el que se preveían la mediación escolar y el acuerdo educativo como medidas alternativas a las sanciones en los casos de faltas a las normas de convivencia, medidas que desaparecieron en el texto definitivo del decreto 32/2019), creemos que el trabajo no fue en balde, ya que el decreto aprobado, señala en su artículo 44 que «El diálogo y la conciliación serán estrategias habituales y preferentes para la resolución de conflictos en el ámbito escolar» y entendemos que esa simple frase debería pesar más que todos los artículos dedicados al proceso sancionador y hace más necesaria, si cabe, la existencia de estas estructuras en los centros.

Con Juan de Vicente, el otro ponente que tuvimos, estuvimos explorando las posibilidades del enfoque restaurativo en la convivencia, aprendiendo y practicando los círculos de diálogo y los círculos restaurativos. También compartimos con él nuevos modelos de organización de la participación del alumnado, entroncando todas las actividades de convivencia con el Plan de Acción Tutorial.

Estamos satisfechos del trabajo realizado, aunque quizás fuimos demasiado pretenciosos con los objetivos que nos marcamos al planificar el seminario. Y creemos que ha sido útil para la mejora de nuestras actuaciones, por lo que recomendamos a los IES que lo deseen que se incorporen a la edición del mismo seminario que se realizará en el curso 19-20.

Quien esté interesado en los materiales que elaboramos en el seminario, o que utilizamos para nuestra formación, los puede encontrar en este enlace. No obstante destacamos este documento: Facilitar el trabajo de los Equipos de Convivencia, que sirve como resumen y conclusiones del seminario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies