El miércoles 9 de octubre se inauguró, en la sede de la Institución Libre de Enseñanza (Pº General Martínez Campos, 14) la exposición Laboratorios de la nueva educación. En el centenario del Instituto Escuela, y tuve la ocasión de asistir a la inauguración.

Para alguien que, como yo, trabaja de asesor de formación en un centro de Innovación y Formación del profesorado, supone todo un baño de humildad y una ocasión excelente de comprobar como muchas de las propuestas que actualmente se presentan como innovación educativa eran práctica cotidiana en las postrimerías del siglo XIX y los comienzos del XX, gracias a personas como Francisco Giner de los Ríos, Manuel Bartolomé de Cossío, y muchas más. Inevitablemente me acordé de la expresión de Newton «estar subido a hombros de gigantes», que él aplicara al terreno de las ciencias físico-matemáticas pero que indudablemente podemos aplicar a la Pedagogía también.

La expresión «Laboratorios de la nueva educación» hace referencia tanto al Instituto Escuela, centro educativo creado por la ILE en 1918, como a otros centros que se abrieron tanto en Madrid (Grupo Escolar Cervantes) como en otras ciudades (Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga). La idea era formar ciudadanos libres, creativos, críticos, que supieran pensar por sí mismos, lo que en términos actuales llamaríamos «desarrollo de las competencias», en un sentido incluso más amplio que el actual.

La exposición, que aun no siendo muy grande merece una visita pausada, presenta dos zonas. En una se muestra la evolución de estos «laboratorios» desde su creación hasta su cierre en la Guerra Civil. La otra zona se ordena en cuatro ámbitos, los dedicados a la educación, la escuela, el alumno y el maestro.

Llaman la atención las numerosas citas textuales de los impulsores del Instituto Escuela repartidas por las paredes, que podrían ser eslóganes del más reciente congreso de innovación pedagógica, las fotos donde se pueden ver grupos de alumnos trabajando cooperativamente, haciendo prácticas en el patio o en un laboratorio, etc., así como ejemplares de material escolar usado y producido por los alumnos. Merece la pena también detenerse en la visualización de los vídeos, algunos creados expresamente para la exposición.

Sin duda se trata de una exposición que ninguna persona dedicada a la enseñanza en Madrid debería perderse. Estará abierta hasta el 1 de marzo de 2020. Pueden solicitarse visitas guiadas en grupo en el correo ile@fundacionginer.org.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies